domingo, 23 de agosto de 2009

Agosto


Sí, todo llega a su fin, y agosto no es menos. Algunos podrán decirme que aún queda una semana y razón tienen toda. Pero eso es, en una semana, agosto se acaba.

Y es que agosto es un mes raro. Quizá, podría decirse que es el Mes Raro. Es el mes en el que los hoteles, hostales y hospederías de todo tipo tienen los precios más altos; es el mes en el que los coches apenas circulan por las ciudades; es el mes en el que los pueblos se llenan; es el mes en el que las autopistas de entrada y salida de las grandes ciudades registran grandes niveles de tráfico los viernes y domingos; el mes en el que se acaba de cosechar el cereal; el mes en el que millones de pueblos engalanan sus calles con banderines y bombillas de colores (estas últimas un poco horteras, que sirven tanto para las fiestas del santo como para Navidad); el mes que en cuanto acaba, empieza un nuevo curso para todos, vayas al colegio o lo hayas acabado hace muchos años.

Es el Mes Raro porque en la oficina se permite ir en vaqueros y no pasa nada si el lunes llegas con ojeras. ¡Es agosto!

Agosto es un mes raro porque cuando acaba es una especie de nochevieja, con sus nuevos y buenos propósitos para el nuevo año, que en esta ápoca empieza en septiembre.

Agosto es un mes deseado por casi todos, pero que también se acaba.


5 comentarios:

Blanca dijo...

¿Y sabes que viene después de agosto? Septiembre, el mes de los coleccionables. Te lo propongo como tema para el próximo post.

Laura C dijo...

Pues yo nací a primeros de octubre y más de un año me han colado pelis o libros de coleccionable como regalo...

¿Y qué es eso de que sólo en agosto puedes ir a la oficina con vaqueros y ojeras? Tú puedes ir así todo el año. Y en el mundo del periodismo y la comunicación todos los días son de vaqueros y ojeras.

M. San Felipe dijo...

Blanca, gran tema el de los coleccionables. ¡Qué raro que aún no haya visto ningún anuncio de 'dedales del imperio asutro-húngaro' o 'muñecas de porcelana de la campiña austriaca'.

Laura, no sabes bien cómo se las gasta el protocolo de vestimenta de Airevisual. Si yo te contará... ;-)

Laura C dijo...

¿Qué te ha hecho Austria?

M. San Felipe dijo...

¿Como para escribirlo mal...? Nada la verdad