jueves, 15 de octubre de 2009

Blog Action Day'09: mi granito de arena


Hace unos días, una amiga, y blogger, me mandó una invitación a Facebook para formar parte del grupo Blog Action Day'09 en Español y participar en esta iniciativa. El tema/problema de este año: el cambio climático. Y aquí va mi granito de arena: el reciclaje.

Contenedor azul: papel. Contenedor verde: vidrio. Contenedor amarillo: envases de plástico, metal y briks. Contenedor naranja: residuos orgánicos. Para todo lo demás, el Punto Limpio, que para esto no vale la MasterCard. Los colores de los contenedores, y lo que en cada uno hay que tirar, es una de las cosas que mejor aprendidas tengo. Y es que esto de reciclar es otra de mis grandes manías, bien lo saben mis amigas y compañeras. Y es que en la oficina no superviso la basura por vergüenza, pero yo, que me siento al lado de la papelera del papel (para tirar en el contenedor azul) y la del plástico ( para tirar en el contenedor amarillo), pongo la voz en grito en cuanto alguien tira un desperdicio a donde no se debe tirar; algo que ocurre con frecuencia.

En casa, en Madrid, cuando me instalé hace ya seis años, lo primero que hice fue establecer cuatro zonas de basura en la cocina:
  1. Zona cubo: vamos, el cubo de toda la vida, para tirar la materia orgánica (contenedor naranja)
  2. Zona envases: bolsa de plástico arrinconada en la cocina para los envases de plástico, metal y briks (contenedor amarillo)
  3. Zona papel: bolsa de papel, colocada al lado de la bolsa de plástico, para los desperdicios de papel y cartón (contenedor azul)
  4. Zona vidrio: rincón encima de la lavadora, para todos los frascos, botes, botellas y botellines que vamos acumulando.
Más tarde, añadimos una quinta zona residual en nuestra cocina: la del aceite, en donde tiramos el aceite usado y requeteusado en una botella de plástico.

En la casa del pueblo me costó un poco más hacer esta gran división de basuras. Desde siempre, en casa se había reciclado el papel y el vidrio, incluso cuando no había contenedores verdes ni azules en el pueblo e íbamos al de al lado, más grande, con el maletero lleno de periódicos y con la banda sonora de los botes de cristal chocando entre ellos. Pero lo del contenedor amarillo, ¡era otra historia! Desinformación, falta de costumbre y pereza hacían que su uso no fuera tan atractivo. Grata sorpresa me llevé cuando un fin de semana descubrí que mis padres también tenían su 'Zona envases'.

'¿Reciclar, para qué? Si luego lo juntan todo', me argumentan muchos de mis amigos cuando sale este tema. Pues mira, yo no sé si los camiones de la basura (sean del color que sean) se deshacen de su mierda en un mismo montón, mezclándose todos los colores tras una exhaustiva tarea tuya de separación, ¡espero que no! Pero a mí no me cuesta nada, ¡nada!, separar mis desperdicios. No me cuesta nada tener cuatro basuras diferentes, y no, no tengo una cocina especialmente grande. No me cuesta nada pararme a pensar en qué contenedor se tira ésto y en cuál lo otro. No me cuesta nada tener que abrir cuatro contenedores diferentes.Y es que, ¡no me cuesta nada reciclar y me gusta reciclar! Es simplemente concienciarse para que al tiempo pase a ser una costumbre, una buena cosumbre, una rutina, una buena rutina.

Creo que actos tan simples y sencillos, como separar la basura y tirarla en el contenedor adecuado, son una manera de ayudar y de contribuir en, y para, el cuidado del medioambiente y, en extensión, a reducir y paliar el cambio climático. Pequeños detalles pueden tener consecuencias importantes y positivas. Pero claro, ¡no vale con que lo hagan sólo unos pocos!

Ahí lo dejo...

8 comentarios:

Laura dijo...

Menos mal que no vives el Alemania, porque entonces tendrías que separar la zona del vidrio en tres (blanco, marrón y verde) para los respectivos contenedores. Y lo del camión de la basura es mentira, que yo tengo los cubos enfrente (los cuatro) y pasan varios camiones recogiendo los desperdicios (cuando toca recogida de vidrio por la noche, te cagas en el reciclaje y en la madre que parió al Concejal de Medioambiente). Qué orgullosa estarías de mí si hubieras visto cómo separé los residuos de mi fiesta de cumpleaños.

La mujer del médico dijo...

¡Me encanta! En mi cocina hay un cubo de dos bolsas para orgánicos y envases, una bolsa tras el manillar de la puerta para papel y cartón y un rincón junto a la freidora para los vidrios. Y una garrafa para el aceite frito. Es verdad que no cuesta nada. Y además en casa reutilizamos bolsas del súper para todo eso. Y la bolsa de plástico en la que van el vidrio o el cartón... ¡Luego la tiro al amarillo! Tampoco se hasta que punto mezclan luego en los cubos, pero los residuos impropios contaminan muchísimo y la gente debería concienciarse ;)

M. San Felipe dijo...

- Laura: creeme (no sé si esta palabra se acentúa y dónde...) que gustosa separaría el vidrio por el color (supongo que será por el rollo de separar, valga la redundancia el cristal del susodicho vidrio).

- La mujer del médico: en cuanto a las bosas, simpre las reutilizadas, de propaganda, como las camisetas

- En cuanto a la mezcla de residuos... En el camión, en concreto en Madrid, sé que no. Que nosotras, 'las chicas de Airevisual' nos traemos mucho cachondeo con la de camiones de Medio Ambiente que paran en los contenedores de en frente de la oficina. Pero en los pueblos... O en algunos pueblos... Aún así confío en que no se haga

** Apunte: en mi casa, la de mis padres, se recicla ¡todo! A parte de las mencionadas 'zonas', hay tres más para los residuos orgánicos,en realidad son cubos pequeños, que son: 'la de las gallinas', 'la del perro' y 'la de los gatos'; también denominadas 'pío', 'guau' y 'miau', por los carteles que mi madre puso en su día para saber cuál era cuál. ¡Es lo que tiene tener un ganadero aficionado y a pequeña escala

Irene dijo...

No esperaba menos de ti :-)
La verdad es que tienes razón: no cuesta nada. Sólo es cuestión de acostumbrarse, cambiando unos pequeños gestos diarios.
Tal vez lo más "difícil" son aquellas cosas que van al punto limpio. Por eso, creo que lo mejor es ir almacenando esos residuos (botes de laca, radiografías, ...) en un mismo sitio y, cuando se tengan unos cuantos, aprovechar el viaje y llevarlos todos al punto limpio.
A propósito de este post, he encontrado este enlace que me resuelve muchas dudas que se me planteaban delante del cubo de la basura.
http://www.madrid.org/cs/Satellite?cid=1109182823423&genericoDetalleID=1142403922409&pagename=PortalConsumo%2FPage%2FPTCO_ReportajesDetalleTemplate
Éste es mi granito de arena al Blog Action Day'09

Irene dijo...

Perdón, parece que el enlace no se ha copiado entero.

Ruth dijo...

Me ha encantado lo de "pío", "guau" y "miau". En mi casa nunca hemos tenido fauna pero no termino yo de entender esa obsesión ahora por los piensos para animales. ¡Si los perros siempre han comido las sobras de la comida y no les pasaba nada!.

Laura Indio dijo...

maría!! me he lñeído el artículo del tirón! me he sentido super identificasda! y si soy sincera tmb peco de supervisar la basura del piso para ver su cada residuo está en su sitio...y cuando veo yn yogurt, a la bolsa del contenedor amarillo que va! ha sido un placer que compartas con nosotros tu vida ecilógica, al igual que es un placeer reciclar cada día! ...colaboremos todos con nuestro granito de arena!

elmarped dijo...

Yo también reciclo aunque dudo mucho que se le saque partido, al menos en España. Lo primero es "reducir" y resulta que eso no lo hacemos ni por asomo. Casi todo viene envasado, sobre todo en plástico y además la legislación española en este tema “brilla por su ausencia” , no así en países nórdicos o Luxemburgo que sí tienen leyes al respecto. ¿Sabíais que el jamón york envasado en el Alcampo o en Carrefour es más caro en Luxemburgo que si lo compras en el mostrador? Te lo envuelven en papel de estraza de toda la vida que es más fácilmente reciclable y además han creado puestos de trabajo. No sólo es reducir el consumo de los embalajes (me sigo preguntado por que la leche no la envasan en vidrio y sí en brick), además limitar las pérdidas: de agua, desconexión de aparatos eléctricos en stand by (cuantas noches nos dejamos la pantalla del ordenador así), desconectar el cargador el móvil o del MP3 que se pasa la vida conectado al enchufe. ¿Por qué no hacen un cargador de móvil universal? Pues no, con cada aparatejo más y más cargadores. Y llegamos por fin al reciclaje. Cada vez soy más escéptica y a pesar de que lo hago (además de orgánico, envases, vidrio y papel, aceite, en mi barrio se separan todo lo relacionado con la jardinería) con sus cubos correspondientes, sé que hay un enorme negocio. Me siento un tanto estafada ya que sé que de lo que reciclamos con tanto esfuerzo, sólo se utiliza apenas un 30%. En Mallorca, desde que vivo aquí pago 120 €/ año por las basuras y además cada vez que me acerco al punto limpio según que llevo me vuelven a cobrar de nuevo (una pantalla de ordenador 10 €, una TV de las pequeñas 15 €) y vuelvo a pagar si vienen a casa a recogerlo (por ejemplo un sofa creo que estaba por los 50€).En Madrid va a ser lo mismo. Sigo pensando que hay mucho negocio detrás de todo esto.