jueves, 8 de octubre de 2009

Una manía


Reconozco que tengo unas cuantas manías, o sufro unas cuantas manías, según como se mire. Por descontado queda que quienes me rodean también las sufren, ni qué decir tiene que, sin duda, más que yo.

Una de esas manías es la de organizar las fotos en el ordenador antes de guardarlas en CDs. El primer paso es descargar las fotos en la carpeta 'Fotos'. Pero no en la carpeta de 'Mis imágenes' que trae ya predeterminada el ordenador, ¡faltaría más que Bill Gates también me diera directrices sobre cómo organizar las carpetillas de mi ordenador personal! Ya condiciona demasiado mi vida como para hacerle caso también en ésto; que crear una carpeta en Windows sé hacerlo yo solita.

Una vez descargadas las fotos las organizo, ordeno y nombro minuciosamente por temas/situaciones, en diferentes carpetas, ¡por supuesto!. Que si fin de semana en no sé dónde y de no sé qué mes, que si chuletada de no sé que día con los amigos de no sé donde, que si cumpleaños de no sé quién, que si huerta del Padre floreciendo no sé qué día de primavera... Temas/situaciones tan diferentes, como iguales, que va plasmando mi Olympus.


Además, cada carpeta lleva su fecha, ¡no vaya a ser qué no me acuerde de cuándo tomé la instantánea de ese tomate enrojeciendo!. Y si cada carpeta va fechada, no va a ser menos cada foto. Así que acompaño a cada una de ellas con un cuándo, pero también con un dónde y con un quiénes en ella salen. Gran problema me surge cuando las fotos son de grupo... Al que se suma otro, ya que por todos es sabido que los carretes de las cámaras digitales no se gastan tan fácilmente como los de las cámaras analógicas, así que mi paciencia se pone a prueba cada vez que realizo tal tarea.


En realidad esta manía de tener controladas las fotos no viene de ahora. Cuando aún no existían las cámaras digitales, yo me encargaba de poner en el reverso de las fotos familiares esto mismo. Al principio como obediencia a una orden de mi madre, pero más tarde lo hacía por gusto y con gusto. Porque de siempre me ha gustado, cuando he encontrado alguna foto por casa, saber cuándo fue hecha con solo darle la vuelta.


Numerarlas, nombrarlas, fecharlas, ordenarlas... Y es que aunque pesado y metódico, me gusta eso de organizar mis fotos. No por la calidad artística de las imágenes, que no la tienen, sino porque al fin y al cabo son mis momentos y mis recuerdos. Simplemente, mis recuerdos organizados a partir de una costumbre que se ha convertido en manía.

Foto 1: Amapolas. Fuentepiñel. 30 de mayo de 2009.
Foto 2: Aperos hortelanos para hacer la peña. Cabezuela. 4 de septiembre de 2009.
Foto 3: María, Miguel y Ana. Fuentepiñel. 31 de mayo de 2009.
Foto 4: Una puerta de la Alhambra. Granada. 17 de septiembre de 2009.

5 comentarios:

Laura dijo...

Yo también hago carpetas temáticas y pongo el mes y el año. Y antiguamente ponía las fechs por detrás, que luego te juntas con mil millones de fotos y la gente te pregunta "¿de dónde es esto?" y et quedas a cuadros.

Blanca dijo...

Aunque no te lo creas, tengo mi Mac super ordenado. Y las fotos, lo que más. En la carpeta de imágenes, tengo una para las fotos de mi cámara y otra para las de amiguetes. Y luego, por año y carpetitas de eventos ('Oficina, marzo 09', por ejemplo). Estarías muy orgullosa de mi...

M. San Felipe dijo...

¡Qué bien! Así cuando nos juntemos con 70 años a tomar el café de los martes con nuestras súper aparatos futurísticos, porque ya no se llamarán ordenadores, por supuesto, podremos reconocernos en cada foto y saber cuándo fue hecha!

Por cierto Blanca, pensaba que ibas a ser dura conmigo por lo de las manías... :-P

Irene dijo...

¿MANIÁTICA TÚ? ;-)

elmarped dijo...

Pues eso de las manías empeora con la edad...te lo digo yo que dentro de poco me caen 40 y... Con lo de las fotos "pa cagarse". Con la analógica y las diapos ya perdí la cuenta y menos mal que tengo las libretillas y los diarios de viajes pero ni por esas.Y ahora con la digital ya veremos. Un besote guapa (te recuerdo que tengo unas fotos tuyas de cuando eras pequeña que estas para comerte). M. Elena